DESCUBRIENDO LA PLANTA DE PREGNANA

Este año saldrán miles de motores de la planta de FPT Industrial de Pregnana Milanese. La planta es una de las más importantes del norte de Italia, no solo por la cantidad de unidades producidas, sino porque se hacen a medida: cada motor se adapta a las más variadas necesidades de los clientes. Los operarios de Pregnana se dedican, principalmente, a la personalización de propulsores, especialmente los destinados a aplicaciones marítimas y generación de energía.


Aquí trabajan 116 operarios y 31 empleados administrativos, dirigidos por Sara Bonacci, la primera mujer gerente del grupo CNH Industrial. En el momento de su llegada —hace unos meses— empezó también el proceso de adopción del World Class Manufacturing: un banco de pruebas complejo para una planta de las características de Pregnana, con una producción contenida y una gama muy amplia de productos (se trabaja con motores que van de los 85 a los 850 caballos de potencia, construidos en las distintas plantas de la empresa, desde Turín a Foggia pasando por Bourbon-Lancy) destinados a las más variadas aplicaciones. Cada adaptación la efectúan uno o dos operarios que siguen todos los pasos de principio a fin.


La edad media de los empleados de Pregnana es de 51 años, su experiencia es muy amplia y, aun así, la aplicación del WCM ha aportado mejoras evidentes. Antes, por ejemplo, los empleados tenían que ir a buscar los materiales que necesitaban o bien encargar más material a los carretilleros; ahora, todo el material les llega a sus puestos de trabajo mediante un sistema de rodillos instalado al efecto. La fábrica parece más un atelier que un establecimiento industrial, gracias al sistema WCM, que hace hincapié en la limpieza y el confort de los espacios para los trabajadores.